miércoles, 20 de enero de 2016

Primera aproximación a Córdoba, Argentina (marzo 2015)

Recorriendo el camino desde el aeropuerto hasta el centro, los barrios se conectaban con calles colombianas de tierra caliente; casas medianas.  Pensé en Montería…y tal vez en Cali…Autos viejos que no llegaron a Colombia, como Chevrolet Impala V8, Renault Fuego, un modelo Renault 4 más viejo que el famoso, y grafitis en las paredes que repetían uno de los nombres más comunes aquí: ‘Ailen’ ‘Florencia’ ‘Franco’… y así mismo grafitis con la palabra ‘Matador’.
Ahora, no empiezo a acordarme del futuro que no se si quiero y del presente que no existe cuando las 3:00 am aparecen en el reloj. Es como si el deseo se hubiera cumplido: no dar tregua para un insomnio que solía asentarse desde la hora del chocolate y la arepa hasta el cansancio del corazón a las 4 am.

En las mañanas un silencio de tipo 5 am se genera por la ausencia de ruidos externos de la cocina ya que los argentinos no desayunan, o su desayuno no es lo que nosotros llamamos desayuno. Pendo desesperadamente la lucecita del reloj y veo que falta un cuarto para las  11 am. Al no haber un tiempo al que estaba acostumbrada, me lo tomo a mi antojo, como cuando quise dibujar tu figura cada segundo en la ventana del tren de las Sierras, en esa silla que escogí a dedo...

Hace calor… Anoche me asomé por el balcón por la curiosidad que me generó la gritería de una mujer obesa hacia sus hijos pequeños, olí al instante el aire de Melgar, el mismo aire que olía desde las ventanas de Cafam Melgar, cuando rogaba porque no hubiera colegio en cuatro días. He tomado la suficiente cerveza como para sentir que el corazón no se llena con cebada sino con aquellas ilusiones con perfume…He probado una ciudad pintoresca pero con jugo de caja y tostadas en la mañana…

Los buses rojos, amarillos y grises andan silenciosos como los Transmilenio, pero sin 4987598745 menos de habitantes….Los trole bus son una postal romántica sesentera, muchos traídos de Rusia. Viejos, siguen andando día a día entre las calles decoradas de puestos de Choripan, kioskos azules donde venden la tarjeta de Redbus, hombres simpáticos que a diferencia del colombiano, piensan dos veces antes de echar un piropo sucio.


Las mujeres son esbeltas de cuellos largos y coletas amarradas muy alto ….Cómo son delgadas? No se, harina al desayuno, harinas innecesarias al almuerzo y más harinas de noche: San Luis y Don Luis, son pizzerías fundadas en los años 40. En la de Don Luis, hay una máquina vieja en forma de robot que bota pelotitas y también hace sonidos interestelares. Nadie aquí asume que el kétchup es necesario para las papas a la francesa, sin embargo y para fortuna de nuestra herencia norteamericana, mantienen dichos aderezos guardados para quien lo necesite…Cuando compro algo, lo pido regalado a lo colombiano. No les molesta, al final de todos modos esperan a que les tiendas la plata.
La avenida General Paz es la que más recorro….Conecta con los lugares clave para mi estadía aquí: el edificio de mi posgrado, el Parque Sarmiento y a su vez conecta con avenidas que llegan al museo Gaffara, y ciudad universitaria…

No se cómo el Fernet no logra confundirse visualmente con la Coca Cola…En los vasos que usan en el boliche al que fui una vez (Belle epoque), estrechos y largos, la bebida a base de muchas yerbas le deja espacio a la Coca Cola para que se luzca sólo arriba con su espuma y es así como asemeja un menjurje infantil que puede matar hasta al más aguardientero de montaña.

Desde el techo de la casa trato de recordar a un fotógrafo que plasmó la cara de las ciudades desde los tejados de los edificios y casas. Serán los techos los contenedores de lo insoportable de la rutina?.. Desde estos lugares siempre se escucharán bebés o niños gritar por sobre otros sonidos y algún perro cuyo drama jamás se entenderá desde la lejanía…_

Una araña camina por una pared de cemento frotando sus garras blancas que parecen guantes blancos…Maté sin necesidad a una hormiga negra y mediana de culo blanco….Recordé el sapo que me mostró en una foto…Estaba metido en un balde azul y un ojo estaba hinchado. Esa noche vi una película ‘El amante’, un hombre millonario chino se obsesiona con una chiquilla inglesa…

El aparatico de hacer soda: una botella de plástico con un artefacto que introduce el gas en el agua… Culturalmente sirven esa soda en vasos pequeñitos para quitar la amargura que el café deja en la boca…Luego viene la Milanesa…ese corte de carne precedido por la miga de pan y otros condimentos. Nuestro paladar encuentra en dicha receta una perfección gastronómica que nos coloniza, gracias precisamente a los tentáculos de la harina.

Yo creí que los criollitos eran como el pastel gloria, pero no, son unos cuadritos de harina con tendencia salada y más blancos. Es tradición comerlos mientras se toma mate en los ríos. Hay otros que saben parecido pero son planos y muy estrechos…Asemejan una galleta artesanal  rectangular…Se llaman facturas. Los chipá son bolitas hechas a base de harina y queso, parecidas al pan de yuca o queso.




Existe un efecto rebote en esta ciudad ‘Quien sonríe produce inmediatamente una sonrisa en el otro y así sucesivamente hasta que una de las dos partes decide terminar el acto….En medio del acto ceremonial de sonrisas surge la mayoría de veces de parte del oriundo de Córdoba, la pregunta ‘de dónde sos’ , Me comentan algunos que los porteños poco o nada les importa de dónde viene el otro….Al parecer en ésta ciudad no están tan acostumbrados al colombiano como en Capital Federal.
Los meseros manejan el tema de la limpieza y la pulcritud de una manera más tranquila. Para ellos recoger las mesas no es un acto que haya que hacer inmediatamente luego que el comensal se levanta y se va. Los platos pueden durar minutos en la mesa incluso cuando otro comensal se sienta…

Tomo el tren de las sierras. Por dentro parece un colectivo bien cuidado. Lento, empieza el recorrido de salida de la ciudad. Mucha basura regada alrededor. Unos cartoneros se calentaban al frente de una fogata mientras nos saludaban. Un perro callejero ingresó al tren buscando algo específico o tal vez , amor. ( teniendo en cuenta que el amor no es algo específico). Una señora lo persiguió con su mirada mientras que le decía a los demás su teoría de por qué se había metido al tren y a dónde se dirigía en esos momentos. El tren es usado también como transporte dentro de la ciudad. Muchos se bajan en estaciones de la ciudad y muchos otros suben. Los que se quedaron rumbo a Cosquín u otros pueblos eran en su mayoría viejos. Un río estrecho y con caudal regular, rodea casi todo el trayecto ( Río Cosquín). Si estuviera la carretera más arriba o el rió más abajo ( no se cómo decirlo) sería una suerte de Río Sumapaz.

En el pueblo veo un letrero de un negocio ‘Carnicería El luchador’, seguido de varios locales de ropa, cyber y camisetas para estampar y calcomanías de La mona Gimenez. En la plaza principal hay un letrero grande y desgastado que dice Zona Wi fi. Como es usual en las cafeterías y restos, la pizza mediana ( y muchas  veces mal llamada aquí ‘personal’) consiste en los cuatro pedazos y las aceitunas sin deshuesar. Aparte de gaseosa ofrecen la otra opción que en realidad no es otra opción sino lo mismo pero sin gas, agua saborizada. Siempre me quedo pensando unos segundos en qué pedir. Me ha sucedido que siempre termino eligiendo coca cola, Argentina como tal es muy Coca Cola para mi. La Quilmes dejo de ser una opción para mi luego de la tercera vez. Su sabor amenaza con que a los amantes de la cerveza nos deje de gustar la cerveza en general.

Cosquín es un pueblo como muchos. Anualmente en febrero, se celebra el festival Cosquin Rock, que ya no es en Cosquín, sino cerca, el cuál se fundó en el 2001 por Víctor Pintos, quien nunca se imaginó que lograría inaugurar un festival con Pappos Blues, Fito y Charly, “se hablaba del Woodstock cordobés. Charly pidió una cama con efecto de fuego...como no había banquetas y Fito tocó arrodillado”...

Carros Ford y Renault chatarra son como adornos y materas gigantes al frente de las casas. Un Topolino que alguna vez fue rojo, le hace sombra a un niño que juega con su pelota roja en el patio de la casa. Las hojas amarillas de árboles de troncos exóticos contrastan con la suciedad de los talleres de montallantas. Murales de pinturas de personas aborígenes y citas de Nestor Kitchner adornan algunos muros abandonados o propiedad de fundaciones. Pienso en la muchacha bonaerense que agregué a Facebook al ver su pasión por Colombia en fotos que sube a una página de Mochileros -Colombia. A mi me hace falta un patacón con hogado y reirme a carcajadas con mis amigas con cerveza de 330 mlts. Qué es lo que a ella le hará más falta de su tierra?


En los restos suenan emisoras de música chacarera y otros géneros más específicos de Jujuy y en general del norte del país.  Pese a que en estos instantes hace el mismo clima que hace en Bogotá entrada la mañana, el frío te corta la cara como alfileres.... (CONTINUARÁ)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario