martes, 10 de mayo de 2016

Joyas inconclusas de Gabo


Uno de los cuentos que Gabo no logró construir fue el del hombre que se perdía en los sueños. En una de sus columnas de El Espectador, 'El mar de mis cuentos perdidos', hace un resumen de la fascinante historia que me hizo añorar que la hubiese logrado, y si alguna vez se me da, me gustaría soñar con el cuento culminado preferiblemente sin tener la suerte del personaje.

El hombre sueña que duerme en un cuarto igual a su cuarto de la realidad. En ese segundo sueño el hombre sueña que duerme en otro cuarto idéntico al de la realidad, es decir, un tercer sueño. El despertador suena en la realidad y empieza a despertar, pero para lograrlo del todo debía hacerlo del tercer sueño al segundo y así. Lo hizo tan cautelosamente que cuando despertó en la realidad, el despertador ya había dejado de sonar.

El hombre no se convenció de que aquella era la realidad porque su cuarto era una reproducción idéntica en todos. Atemorizado y dudoso se durmió para volver al segundo sueño y buscar rastros de realidad. Todavía sin convencerse se durmió en ese segundo sueño para buscar la realidad en el tercero, en el cuarto, en el quinto y así sucesivamente el hombre empieza a extraviarse. Con la angustia de querer despertar realmente, como una parálisis de sueño, pienso, probó el recorrido de adelante hacia atrás pasando sin percatarse por al lado de la realidad, durmiendo eternamente hasta despedirse de ella.

¿En algún punto el hombre habrá recordado cuál era la realidad y quiso regresar sin éxito? ¿esa posible realidad habría sido alguna en la que reinó el ruido del despertador o por el contrario, el silencio? ¿Cómo pretendía buscar la realidad en el lugar de los sueños? Puede que su búsqueda angustiosa jamás haya encontrado certezas. En ese punto el encuentro con la muerte es problemático y engañoso.

La manera como imaginé esa realidad fue triste...Tan transparentosa es a veces que ni una persona obsesionada por estar en ella la puede ver, o posiblemente Gabo ubicó la realidad tan visiblemente que era imposible que el personaje fuera consciente de ella.  El hombre entonces, puede que no se haya extraviado de sueño a sueño en orden. Puede que incluso se haya extraviado en un mismo sueño o en la misma realidad.


Pensé en Einstein y sus curvas. En la redondez del universo y en la inconclusa idea de los viajes astrales que posiblemente se desenvuelvan también en esas curvaturas producidas hasta por el chicle que escupimos en el piso, por el mismo peso de nuestra existencia. La misma gravedad lo devolvió a la certeza del no retorno, es decir, la muerte, pero para llegar a ella tuvo que encontrarse cara a cara con el universo, con el tiempo, con sus paradojas.

martes, 23 de febrero de 2016

Un cadáver en la mesa es mala educación - Pedro Badrán





Conocí a Pedro Badrán en Bogotá, cruzándonos a la salida del auditorio donde se disponía a dictar el taller de novela de IDARTES. “Hay mucha gente ya?” “Sí, ya creo que están todos”. Continué mi trayecto al baño sin saber que era el escritor.  Cuando regresé escuché su acento costeño de perfecta vocalización. Tardaba en percatarme de su humor negro porque la uniformidad de su tono para cualquier apreciación nunca variaba al igual que sus gestos.. No tuteaba y entró en materia más pronto de lo que normalmente se espera en una primera clase. De ahí en adelante, pasadas las semanas, entre ejercicios de escritura, desglose de libros  y análisis técnicos del género literario nos presentó uno de sus libros que le otorgó la beca a Francia.

Cuando vi la caratula recordé, sintiendo vergüenza por mis episodios de pérdida de la memoria, que ya en un semestre de universidad había fotocopiado el libro sin recordar que era de su autoría. Como también tenía vagos recuerdos de la trama (doble vergüenza), y como tampoco me agradan las fotocopias, le compré uno de los ejemplares que tenía guardados y me sumergí en Un cadáver en la mesa es mala educación.


Un asesinato en Bogotá, unos redactores ambiciosos de un pequeño periódico, una guapa crítica de arte que acababa de llegar de París, entre otros, convergen en medio de una jugarreta que tiene bomba de tiempo…Qué pienso de éste género literario? Las novelas policiacas generan siempre ese primer pensamiento: sucesos extraños y muertos. Para mi éste es uno de los géneros que más desnuda a los personajes porque el camino que trazan para llegar a la raíz del asesinato pasa por sus miedos y deseos más pueriles. La manera de asumir su profesionalismo se desarrolla al tiempo de sus dolencias e insatisfacciones personales generando una integración intima con ese suceso de interés público.
Quizá es por eso que puedo acercarme más a la realidad, a partir de la ficcionalización literaria de una problemática recurrente de un país. Lo digiero mejor y me aburre menos.

miércoles, 10 de febrero de 2016

Next de Alessandro Baricco
























Me gustan las nuevas tecnologías y las teorías dela comunicación, pero lo que más me atrae es la diversidad de lugares ( y cabezas) desde donde se pueden estudiar estos temas. Mientras que Canclini nos habla de la importancia del sentido de los bienes de consumo como instrumento de diferenciación,  por dar un ejemplo en su escrito Consumidores y Ciudadanos, Baricco se ubica desde unas preguntas simples, ante el misterio del concepto de 'globalización'.  Se escribió en el 2001, año en el que el internet no tenía un impacto tan enorme como hoy día, de ahí lo interesante del núcleo del ensayo. 

El escritor pide a personas que le den ejemplos de dicho concepto, y luego de escuchar un número considerable de apreciaciones, se plantea irremediablemente a partir de las respuestas de las personas la pregunta principal: "son ciertos esos ejemplos de la globalización?"

Next no intenta convencernos de que la globalización es buena o mala. No le interesa al autor. Por mi parte sentí algo así como enamoramiento...Sentí que leía a Carl Sagan sobre los orígenes del universo o en un laboratorio observando por microscopio distintos objetos. 

..."¿ a qué se debe que los cuatro botellines de Coca Cola que bebe el indio signifiquen algo, y los cientos de botellines de Coca Cola que no beben, no signifiquen nada?".






sábado, 6 de febrero de 2016

'Existió otra humanidad' de J.J. Benítez


Me encontré con este escrito en agosto de 2002, cuando estuve quince días encerrada en casa por un virus. Aburrida de estar en cama, fui a husmear en la biblioteca de mi papá, tras haber comido en exceso gomas de mora y ver Dangerous Minds con Michelle Pfeiffer.

J.J, Benítez, periodista y escritor español, inició su pasión investigativa con un viaje y una amistad que impulsarían por completo su fascinación por los enigmas del mundo: el desierto de Ocucaje en Ica, Perú y el doctor Javier Cabrera Dárquea.

El médico, que además tenía conocimientos de geología y minería, recibió en 1966 un pisapapeles como regalo. A Dárquea, semanas después, la piedra 'pisapapeles' le despertó una curiosidad tal,  que decidió aplicarle todo el peso de profesionalismo científico y también, de la imaginación.

Año más tarde, Benítz llegó a tierras peruanas cuando el médico, esperándolo con las puertas abiertas, ya tenía una colección respetable de piedras de todos los tamaños, con grabados cuya técnica es difícilmente reproducible, y con dibujos que evocan a prácticas que conocemos en la actualidad, solo que con hombres o seres mucho más pequeños que el humano promedio y situaciones que desafiaban la gravedad.

Si usted es inquieto, curioso, y disfruta de los misterios del mundo, le recomiendo esta investigación, que bien, puede hacerlo soltar una risa al final de la última página ( o a mitad del libro) o bien puede motivarlo a seguir leyendo obras que aporten a la develación de enigmas y misterios del mundo, 

Aquí adjunto el pdf del libro 



viernes, 5 de febrero de 2016

Ciencia ficción- Pablo Capanna





“La fantasía sobrenatural y el cuento folklórico también provocan extrañamiento, pero con la condición de arrancarnos del mundo en el que vivimos y proyectarnos en otros donde sus leyes están suspendidas. La ciencia ficción apuntaría en cambio a una cognición, un conocimiento reflejo, una parábola sobre nuestro propio mundo, observado desde una perspectiva distanciada”. Pag. 50

Me encontré con este compilado de ensayos en La Feria del Libro de Córdoba, Argentina, atraída por el letrero grande que decía “50 PESOS”. Habían unos diez ejemplares del libro. Jamás había escuchado hablar sobre el filósofo Pablo Capanna y tampoco de su libro ‘Ciencia ficción’ (editorial Cantaro ensayos). Lo compré no estando muy satisfecha de la portada; una imagen de la película Metrópolis.

miércoles, 3 de febrero de 2016

La educación sentimental de Gustave Flaubert




"....y hasta el deseo de la posesión física desaparecía en un anhelo más profundo, en una curiosidad dolorosa que no tenía límites" La educación sentimental, Gustave Flaubert.

Recuerdo lo que analiza Bourdieu sobre Frederic, personaje de La educación sentimental. Parafraseando al sociólogo francés, Fredric es un muchacho que gracias a una herencia, como "ser indeterminado"  puede percibir  o "darle una mirada"  a los diferentes campos de poder (el campo de la política y los negocios, y el campo del arte y la política). 

Pero como se ve en la novela, no sólo podía percibirlos sino encontraba los medios para encajar. Frederic atravesó muros tangibles e intangibles y apreció los tangibles como espiritualidades divinas… ¿Cómo sería el Fredric actual?. Los campos de poder son difusos porque la globalización entendíó que la clave es acoger, reunir, integrar, como una matriosca. Los nichos de mercado encontraron en todos las costumbres, culturas e ideologías, envases, empaques. Un Fredric actual no divisaría con claridad ningún campo...

Voguelandia de Gay Talese

Voguelandia es una de las crónicas del volumen Retratos y Encuentros del periodista Gay Talese, publicado  originalmente por Alfaguara en el 2010.

Pareciera que Talese se hubiera ubicado a la distancia que quiso, casi invisible, para captar las mañas, palabras y ademanes de las modelos y trabajadores de la revista Vogue.  Llega a producir la ilusión, de que el se confunde con las señoritas que describe. Cada encuentro entre los trabajadores y modelos parece una puesta en escena literaria. 

Voguelandia es un ejemplo de cómo se hace periodismo de los contextos que muchos lectores y no lectores subestiman.  El oficio del narrador es marcar una distancia que logre sumergirnos en el objeto o sujeto a describir. Esa distancia solo se logra con el despojo de prejuicios para visualizar todo el entramado diario de una empresa desde códigos sociales e individuales de sus actores.




Telepatía sin hilos* por Gabriel García Márquez


Esta es una de las notas que más me enamoraran de Gabo. En Telepatía sin hilos, se genera una reflexión poética que se desprende de lo enigmático...

martes, 2 de febrero de 2016

Las videoconferencias que me arrojaron a Córdoba



El 27 de febrero de 2010 una pareja de jóvenes aficionados al rock clásico, la física,  ciencia ficción y los juegos de rol, abrió su espacio cultural en una linda casa setentera en el barrio Teusaquillo, Bogotá. Lo especial del lugar, aparte de las repetitivas y largas jornadas de juegos de rol, eran, las no tan seguidas jornadas de videoconferencias sobre el tema ovni.

CIO (Centro de informes ovni) cuyo programa radial es Alternativa extraterrestre, era el eje de los encuentros en la casa. Está ubicada en un pueblo llamado Capilla del Monte en la provincia del centro de Argentina, Córdoba, y del cual jamás había escuchado hablar.

lunes, 1 de febrero de 2016

Los globos de Nobsa





Entre las palmeras Cica que decoran la plaza central, muchos ancianos se sientan en las bancas a saborear los helados del carrito Cream Helado. Como es tendencia en toda la región cundiboyasence, el sol pelea con el viento frío produciendo irritación en las mejillas. Desde cualquier punto de la plaza se divisa, aparte de la cúpula terracota de la iglesia barroca las múltiples ruanas colgadas en los negocios. Son de muchos colores y diseños, pues es un pueblo fabricante de ruanas de lana de oveja. También se divisan acercándose Adolfo Zárate, de contextura delgada y baja estatura  junto con otro hombre alto.

miércoles, 27 de enero de 2016

Un proyecto hecho con las patas

Reportaje realizado en noveno semestre para la revista Oráculo, facultad de Comunicación Social-Periodismo, Universidad Externado de Colombia (Bogotá) 2009, pg 20

http://issuu.com/externadopubliweb/docs/oraculo20?e=0/33065264

domingo, 24 de enero de 2016

Elegida



Paipa estaba soleada y con su frío habitual. Nada diferente en la plaza central, salvo un bar esquinero cuya arquitectura no concordaba con la uniformidad del pueblo. Tenía muchos espejos, predominancia de madera, música de los 80 gringa, publicidad de cerveza extranjera y cerveza artesanal. En la barra dos extranjeros conversaban en su idioma, una chica rubia de aspecto juvenil y un chico del mismo estilo. Aparte de ellos no había nadie más. Diagonal al bar, las típicas tiendas donde venden paquetes de papas, jabón, costureros, juguetes de plástico, medias y balones de fútbol traídos de Monguí, Boyacá.

miércoles, 20 de enero de 2016

Primera aproximación a Córdoba, Argentina (marzo 2015)

Recorriendo el camino desde el aeropuerto hasta el centro, los barrios se conectaban con calles colombianas de tierra caliente; casas medianas.  Pensé en Montería…y tal vez en Cali…Autos viejos que no llegaron a Colombia, como Chevrolet Impala V8, Renault Fuego, un modelo Renault 4 más viejo que el famoso, y grafitis en las paredes que repetían uno de los nombres más comunes aquí: ‘Ailen’ ‘Florencia’ ‘Franco’… y así mismo grafitis con la palabra ‘Matador’.

La de atrás






Era martes y había tomado desde la calle 127 un bus con dirección a Germania. El vehículo, ya viejo, tenía puestos acolchados, de esos en donde el cuerpo encaja perfectamente. La tarde estaba completamente soleada y la ventana dejaba entrar ráfagas de viento que refrescaban el ambiente. Como siempre ocurre en esos momentos confortables, temí que algo malo pudiera pasar. Pasó, pero no a mí ni a los míos.