jueves, 17 de marzo de 2011

Viajero sin visa


 

En el planeta rojo vio mucha agua y algunos árboles. Le pareció hermoso y muy diferente a lo que conocemos aquí.

Ya eran más de las seis de la tarde en un San Andresito de Chapinero. Entre gritos, polución, pitos de los carros, olor a fritanga y empujones de los peatones, la hora pico de la noche invitaba a los ciudadanos a regresar a sus casas. Otros se quedaban un poco más ateniendo sus negocios. Entre la multitud del lugar se divisó Jesús.

Bajaba las escaleras con una chaqueta ovejera café y una cachucha de Jugos Hit. Una vez en la cafetería, el hombre, muy agropecuario, no pidió nada de tomar pero si pidió mucha atención a su relato. Sus largo silencio a modo de preámbulo envolvió de suspenso la situación.

Solemne pero amable, sus ojos iban de allí y para allá introduciendo a su mundo con frases que seguían una tras de otra con silencios de diez segundos. "Esque hay gente que estudia eso, que se forma para ser eso...Lo mio es innato, espontáneo".  El, un señor de unos aproximadamente cincuenta años, perteneciente a la sin fin clase media del país ,en medio de un contexto agotador como lo es Chapinero, ejerciendo la economía emergente, estaba contándome sus experiencias de viajes terrestres y extraterrestres.

Mediante su 'pantalla de televisión', su 'cuadro de visión', dice que logra conocer los mensajes de Dios con satisfacción y sin miedo.  Su primer paseo fue a USA, donde 'el Absoluto' le mostró donde Kennedy había de morir meses después.  Dichas palabras se violentaron al tiempo que un compañero suyo del negocio le diera una chiflada desde afuera como saludo. "¿Bien hermano?" y se supone que después de eso se debe retomar la atención a un tema que saca de todo contexto.

El temblor... ¿Cuál temblor? no importa, uno que hubo en el 68 seguidito del asesinato de aquel personaje. Allí estuvo visualizando el terreno donde se iba a mover el suelo. El le contó todo a su mamá, porque eso sí, el dice que lo siente mucho, pero que cosa que le pase, cosa que la cuenta. Le contó el propósito del agua en Marte.  Que las hojas de los árboles no caían al piso sino que se quedaban flotando en el aire.

"Todos los días me puede llevar. Cualquier día. Preferiblemente en horas de la madrugada. Mire, por ejemplo yo ví en la Luna, que habían unos campamentos que los estadounidenses están haciendo, como unos módulos espaciales para la gente de aquí...Esto ya lo están pronosticando".  Así es como se fragmenta el tiempo y el espacio para una persona que dice ser enviada de su venta de celulares al espacio sideral. Pero, Jesús comentaba que no estaba preparado para ir a todos los destinos, pues aun no estaba totalmente 'puro'.

No se sabe si las cuestiones pseudocientíficas se pueden abordar desde el veganismo y con cero proteínas. No se sabe si es cuestión de ser el elegido o no.  El hecho esque el eslabón perdido entre el momento de sus despegues al momento de sus aterrizadas es algo que si bien, sólo las personas  que comprenden la ciencia desde otro giro, hermenéutico tal vez, personas con un don especial para visualizar y percibir vida o vibraciones extraterrestres, o las personas que gozan de una amplia imaginación al punto de creer en ellas, pueden entender y validar.

La Tierra, ah sí, la Tierra, donde a propósito también se ha quedado a dormir en cavernas secretas, 'cárceles' como las llama él, donde asegura, vió sufrir a las personas cuyos actos han sido pueriles. Según Jesús estas personas son espíritus reencarnados pagando un karma. "Existe también el infierno aquí en la Tierra.  Son cuevas donde uno sufre imagínese cuánto....Un año equivale a mil años. Eso es terrible, a mi me ha dado miedo entrar y mirar de lleno".  "Qué más se les ofrece?", preguntó la que atendía en la panadería.

"Ahorita me ha tocado duro. La plata está dificil". "Y cuando chiquito, por qué era tan juicioso?", pregunta boba la de una periodista..."Normal..Bien. Tenía muchos viajes astrales, una cantidad".  El hombre se crió en un contexto machista pero dócil. Su papá nunca supo de sus viajes, su mamá lo supo y los sabe todos. La gente se entretiene con sus historias.  Llegan a el y desaparecen, como quién prende el televisor y se va a dormir. Pero al fin y al cabo, el también dice meterse como en una pantalla de televisión.

Jesús dice que teme hablar más de la cuenta, porque hay cosas que definitivamente no se pueden decir según él y mientras se oían en el aire pronunciar insultos a Millonarios había una responsabilidad de guardar silencio amistoso por información imprecisa de tinte caricaturezco dentro de un mundo cuya pensamiento dominante es el positivismo.

Un pito de una moto desangró la conversación y enseguida un conglomerado de taxis hizo recordar que aun hay muchos pies en la Tierra.

MOE- Febrero 2009 Universidad Externado de Colombia

© Escrutando. Todos los Derechos Reservados

No hay comentarios.:

Publicar un comentario